Historia

EL TORICO DE LA CUERDA DE CHIVA

El rito de ensogar toros se celebra en Chiva todos los mese de agosto desde tiempo inmemorial.

Con cerca de tres siglos de historia documentada, el Torico de Chiva es mucho más que un festejo taurino de calle, mucho más que la muestra viva de la cultura popular más arraigada de nuestra Villa. Es parte de la identidad de los chivanos, que cada 17 de agosto se despiertan al toro en la madrugada con la llamada de la dulzaina y el tabal. Es unión y reencuentro. Libertad y tradición. Respeto y, sobre todo, los días en que Chiva es más Chiva que nunca.

La historia no nos ha desvelado, todavía, el origen de la fiesta. Varias teorías intentan poner fecha a ese inicio, siendo la más habitual la que supone que los ganaderos de las sierras de Teruel y Cuenca, que pastaban sus reses en la sierra de Chiva durante el invierno, agradecían al pueblo el trato recibido obsequiándolo con un toro, el cual tenían que llevar hasta el matadero del pueblo atado para que no escapase.

Otra teoría que se está estudiando y documentando remonta esta tradición algunos siglos atrás y la vincula con el llamado “Milagro de los Corporales de Daroca”, lo que ubicaría el inicio de la tradición alrededor de los siglos XII-XIII.

Lo que sabemos con certeza es que el año 1.765 se corrieron toros de cuerda en Chiva, y el dinero obtenido por la venta de la carne fue donado a la Iglesia para sufragar los gastos de construcción del templo parroquial de San Juan Bautista. Es este libro de fábrica de la Iglesia el documento más antiguo encontrado hasta la fecha que habla de toro de cuerda en Chiva, aunque se entiende según su redacción que ya se celebraban de manera tradicional las carreras de Torico, pues ya se contaba con clavarios que organizaban con habitualidad la celebración del festejo.

Solamente se conocen desde ese año de 1.765 siete años sin careras de Torico. Del año 1936 a 1942 por motivo de la guerra civil. El año 1943 se retomó tras la guerra la tradición y hasta la fecha no se ha suspendido, aunque si retrasado por culpa de un incendio que arrasó la sierra.

El Torico de Chiva se celebra los días 17, 18, 19 de agosto. Después de estos tres días el pueblo disfruta con espectáculos taurinos de todo tipo, verbenas y demás actos propios de unas fiestas tradicionales. Para cerrar el programa se celebra el día 25 una carrera especial de Torico como guinda perfecta de la fiesta.

El toro corre por todo el pueblo, guiado por los mozos que portan la cuerda de casa en casa. Se lleva el toro a la madre, a la novia o a la casa de algún amigo en modo de agasajo. Y la casa agasajada corresponde a los mozos con rosquilletas de toro y mistela.

El toro debe ir suelto, de modo que la cuerda solo sirva de guía y no de obligación. Se huye de la sumisión del animal, buscando siempre la carrera de igual a igual, con el riesgo y emoción que debe tener cualquier festejo taurino que se precie.

El toro es cuidado como corresponde al principal protagonista del festejo, y por ello se cambia hasta tres veces de toro para evitar su cansancio y conservar en todo momento la emoción deseada.

Al toro se le ensoga en los toriles. Los “badaneros” son los encargados de colocar el apero transformado que se usa en Chiva para proteger la cabeza del toro de posibles rozaduras y tensiones de la cuerda. La badana está adornada con aderezos de lujo, con borlas, espejillos y lanas de colores que coronan al toro destacándolo como rey de la fiesta.

La cuerda en Chiva está tintada con los colores de la bandera nacional. Siempre de rojo y amarillo menos en la época de la segunda república que era roja, amarilla y morada. Desde principios de los años 2.000 se usa la cuerda tintada roja, amarilla y azul en combinación con la roja y amarilla. Actualmente la cuerda es de polipropileno trenzado en cuatro con un diámetro de 26 milímetros. La longitud por imperativo legal es de 35 metros de salida y 14 a la entrada, aunque previamente a la ley actual la cuerda salía con unos 25 metros y volvía con apenas unos metros, ya que no había límite de corte.

En Chiva la cuerda se corta para adecuar la carrera del toro en todo momento, quitando peso y corredores según avanza la carrera y el toro va mermando su fondo físico. El pedazo de cuerda se deja en la casa donde se ha cortado en recuerdo del paso del toro por ella, y el dueño y amigos la muestran orgullosos como si de un trofeo se tratara. La cuerda es llevada por mozos del pueblo, que saben perfectamente el recorrido y las casas donde se mete el toro, siendo lo ideal que la cuerda la porten unas siete personas más o menos.

Desde 1.965 la Asociación Peña Taurina El Torico organiza de la mano del Ayuntamiento de Chiva las fiestas. Actualmente la asociación cuenta con 2.000 socios que participan en ella de manera democrática, demostrando la fuerza que El Torico tiene entre los chivanos, que no dudan en defender sus costumbres y raíces de la mejor manera posible, que es formando parte de la entidad que dirige la fiesta y salvaguarda su futuro.

La asociación ha sido desde el inicio una entidad moderna y con un claro carácter progresista. Muestra de ello es el edificio que se utiliza como toril, inaugurado en 1.966 y a que se le añadió en 2.008 un edificio contiguo que cuenta con museo, oficinas y sala de reuniones.

Asociación Peña Taurina