En el número 30 de la publicación “Castillo”, de agosto de 1964 (Año III), le pregunta Alfredo Corral Cervera al ex-torero Leandro Martínez Toledo “El Montillano” (abuelo de Enrique Ponce): “¿Qué le parece si se formara una Peña Taurina en Chiva?”. Éste contesta: “Hombre, a mí, encantado. Ahora bien, si se tuviese que hacer con el nombre de El Litri o Pedrés, etc, no tendría vida, porque aquí no somos bastantes aficionados para ésto, pero sí se podía o debía llamarse “El Torico de Chiva”, porque para esta fiesta sí que hay afición, y será la única manera de cultivar y conservar una tradición de tanta solera como la que hay en Chiva para esta fiesta. Una peña que se cuidara de conservar con toda la pureza la fiesta, y que eligiera buenos toros, que no ocurra como ahora que nos traen becerros”.

El periodista ocasional recalca al final de la entrevista que no caiga en saco roto la opinión del Montillano para la fiesta del Torico y es que, por entonces, parece que, dada la relevancia y la dimensión que había alcanzado el festejo, era evidente que necesitaba de una mejor organización que la que podían ofrecer los propios clavarios, jóvenes encargados de ésta, desde tiempo inmemorial. Como vemos, esto se refleja en la única publicación local de la época: la revista mensual Castillo, editada de forma amateur y entusiasta por diferentes vecinos y que recoge cuestión muy extendida, entonces, en la población.

Así, en el ejemplar número 32 de esta publicación (octubre del mismo año mencionado), en la sección Un hombre cada mes, José María Gil Escartí (que en ese momento ocupaba lo cargos de concejal de Valencia y Diputado Provincial), se pregunta: “¿Qué pasaría si no hubiera Torico?”. El mismo responde que el pueblo “perdería su fisonomía, tanto en lo turístico como en el ambiente local, ya que la aguerrida juventud del mismo, difícilmente encontraría paliativos para llenar el hueco de tan tradicionales fechas”. Y se vuelve a cuestionar: “¿Qué es más viejo, el encierro de Pamplona o la fiesta del Torico?”, instando, acto seguido, a que se pida la declaración de su pueblo como Fiesta de interés Turístico Nacional.

En el mismo número, en la sección Cartas al Director, Marcial Tarín Vela, también felicita a Leandro por su idea y esgrime las ventajas que tendría la formación de esa “Peña”. De esta forma, argumenta que “al estar dirigida por hombres competentes impedirían asuntos desagradables como los que ocurren: de no saber hasta unos días antes de la fiesta si se va a celebrar o no, fijar cuotas por procedimientos que desconocemos y cobrarlas por medio de empleados como si se tratara del Ocaso”. Además, denuncia que “en esta época en que todos estiman conveniente atraer turismo parece ser que nosotros los que intentamos quitárnoslo de encima desorganizando las fiestas típicas”.

Más adelante, en noviembre, en el número 33, Fabián Tarín Fernández, en un artículo titulado Hacia la creación de la Peña Taurina El Torico de Chiva, volvía a hacer referencia a la idea “nacida de don Leandro Martínez” y a los comentarios de Gil Escartí y Marcial Tarín. Al mismo tiempo este vecino recuerda que cuando se nombra Chiva y donde se nombra, se evocan dos palabras: el Torico y la fuente de los Veintiún chorros y añade: “Pero si en la fuente sigue cayendo el agua y todos estamos de acuerdo en su continuidad y su frescura, ¿ocurre lo mismo con el Torico?”. Se queja de que no hay innovaciones, no se aprecian mejoras ni progresa; y apuesta, de nuevo, por una mejor planificación del festejo: “Ha llegado el momento de cambiar toda la estructura de la fiesta, si pretendemos colocarla a la altura que por su tipismo, originalidad merece, aún más, si no queremos que con los años desaparezca”. Termina el artículo Fabián apoyando la idea de la creación de la peña taurina, proponiendo, previo permiso de las autoridades, “la puesta en marcha de una comisión que se encargue de nombrar una junta provisional de personas competentes, entusiastas de nuestras cosas, de nuestra fiesta en concreto, que, a su vez, den los primeros pasos destinados a solucionar de una vez la organización de nuestra fiesta, dándole la brillantez que, por su  originalidad merece y la importancia que por derecho propio le pertenece”.

Al final, toda esta corriente de opinión que se refleja documentalmente en la revista “Castillo”, desembocará o se materializará en la creación de la Peña, pero eso lo veremos en un próximo artículo. No os lo perdáis.

JCM

Centro de Interpretación del Torico (CIT)

 

Publicación "Castillo".

Publicación “Castillo”.

 

Publicación "Castillo". Entrevista.

Publicación “Castillo”. Entrevista Leandro Martínez.

 

CIT. Copia documento fundación peña taurina El Torico. 1965

CIT. Copia documento fundación peña taurina El Torico. 1965

 

El torico 1965

El torico 1965.

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

This function has been disabled for El Torico de la Cuerda | Asociación peña taurina.