La semana pasada hacíamos alusión a una de las rarísimas ocasiones en que el toro se ha celebrado fuera de agosto, en otra fecha que no es habitual. Así, dedicamos el artículo a comentar las carreras especiales que se dieron en diciembre de 1984, en el marco de la V Semana Cultural, dedicada a “El Toro”.

En esta ocasión queremos hablar de otras ocasiones en que el torico ha salido a la calle, aunque no para celebrar su habitual y simbólico rito de cosecha, sino otro evento de otro cariz; aprovechando la gran popularidad del festejo integrador y solidario.

En este sentido, como nos desvela Rafa Gómez en el nº 6 de la publicación Átame, hubo carreras para conmemorar el 25 aniversario de la victoria franquista, en abril de 1964; pero también, en el mismo mes, dos años antes, en las Pascuas de 1962.

Este curioso acontecimiento ocurrió el día 29, víspera de San Vicente (que siempre fue festivo en nuestra localidad) y estuvo organizado por la clavaría de la Virgen del Castillo, en lugar de la de San Roque. Se celebraron dos carreras, con tres toros: Galante, Verdulero y Azuceno, que eran propiedad del pueblo y propiciaron momentos trepidantes. De hecho, según Gómez, dos de ellos eran de media casta y otro provenía de ganadería brava y se aprovechó la ocasión para probar su rendimiento en carrera.

Se unieron, pues, para esta ocasión puntual y extraordinaria, dos de las celebraciones más entrañables y participativas de nuestro pueblo. Los días de pasión y resurrección con las fiestas más apasionadas y vitales. Si el Domingo de gloria anterior gentes de toda la comarca se concentraban en nuestra villa, para presenciar el “encuentre”. Una semana después, en otro día “milagroso” una multitud procesionaba el Torico, como si fuera un antiguo rito lustral de celebración de la llegada de la primavera, como los fuegos equinocciales de esa época que celebran la resurrección de la naturaleza.

Las calles, aún adornadas con plantas y flores, aún olían a murta y alfadega, pero esta vez no se corría delante de la traca que purifica el recorrido procesional, sino para conducir al astado fecundante de forma trepidante, con las “pascueras” recién estrenadas y los corazones palpitando y a punto de convertirse en una “mascletá”. El olor a pólvora procedía ahora de las potentes carcasas que anunciaban la venida del Tótem coronado.

La cuerda del corretraca se transformó en la soga encendida y multicolor; también la de saltar a la comba. Si la “Mañanica de Pascua”, tras el acto sagrado, las familias se juntaron para comer puchero (al ser fiesta gorda) y después salieron con la cuadrilla a festejar la frondosidad del monte; una semana después y en el mismo ciclo pascual, se reunieron alrededor de una mesa, en un almuerzo jovial, para aliviar con pan y vino sus temores, sus penas; para alimentar su espíritu y alegrar sus existencias. Como señala Gómez: “Los juegos de las tardes de pascua se enlazaron con el ansiado juego trascendental con el animal idolatrado; el “corro Manolo”, con la “Torrá” y el “Churro va” con las “Torres”… Tras agarrar la cuerda que eleva el “cachirulo” se agarró la que impulsa la “badana”. A la “mona” que realizaban las madres en el horno de leña, siguió la “Dosetica”. El sonido de la entrañable acordeón que acompañaba a cada peña, en cada carro, se fusionó con el de la dulzaina agostera”. La Tarara se mezcló con la Mutxaranga, en esta experiencia extraordinaria. El verano llegó este año en primavera”.

Porque si fueron necesarios tres días para que Cristo resucitara, tres días son también los del Torico (aunque aquí se sintetizara el rito en tres toros en un solo día), que hace resurgir la memoria y los corazones. Porque el tres es el número de la perfección, el de la pasión y la creatividad, el de la vida.

JCM

Centro de Interpretación del Torico (CIT)

 

Torico en Pascua. Foto Vicente Burriel.

Torico en Pascua. Foto Vicente Burriel.

 

Torico en Pascua. Foto Vicente Burriel.

Torico en Pascua. Foto Vicente Burriel.

Fotografía Archivo Carlos García. El torico en Pascua. Se aprecia la tómbola que se ponía para estos festejos.

Fotografía Archivo Carlos García. El torico en Pascua. Se aprecia la tómbola que se ponía para estos festejos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

This function has been disabled for El Torico de la Cuerda | Asociación peña taurina.